03 diciembre 2007

Regalos

Se dice que los regalos enriquecen y fortalecen las relaciones sociales. Y si además se le acompaña con una ramita de muérdago u olivo, se desea abundancia, prosperidad y felicidad a quien se regala.

Los japoneses inventaron el papel decorado expresamente para el que iba dirigido el regalo.
Formaba parte de un ritual. Hay quien piensa que el regalo conlleva un sacrificio si no no tiene valor. Un sacrificio del que regala, un esfuerzo, pensar en qué regalar, envolverlo con un papel especial, colocarle una ramita de muérdago, escribir unas palabras en una tarjeta...

La cantidad de dinero que haya costado es lo de menos. Imprimir al regalo de los buenos deseos, de los sentimientos que despierta en ti la persona a quien regalas. Personalizarlo con unas palabras escritas expresamente para esa persona...

Recordar la esencia del regalar. Agradecer al otro el estar a tu lado o que forme parte de tu vida.

3 comentarios:

iza dijo...

te regalo un beso luminoso guapa

Anónimo dijo...

Por cada porito de mi piel, salga un trocito de regalo al minuto para ti. Te quiero mucho! Vuelve a casa yaaa, con el almendro en flor y bajo el brazo!!!

Patricia Picazo dijo...

Gracias, Iza por tu regalo. Te mando otro beso luminoso a ti también.
Anónimo, estoy eligiendo la flor del almendro más reluciente para llevártela con una sonrisa...
Un abrazo. Patricia